No es un destino al alcance de todos pero aquellos que tengan la oportunidad de viajar a las Islas Maldivas, no sólo van a poder disfrutar de una jornada playera tomando al sol y admirando el bello paisaje sino que hay muchísimas otras cosas que se pueden hacer durante una estancia en las islas. Una pista: desayunar con tiburones martillo, organiza viajes a Seychelles, a isla Mauricio y a Maldivas, donde cuenta con la mejor selección hotelera para aquellos que busquen pasar sus vacaciones en un rincón del paraíso. Además, viajes a la enigmática Madagascar y a la exuberante isla Reunión.

La visita a las Islas Maldivas se empieza a saborear mucho antes de tocar tierra. ¡Todo comienza en el aire! Probablemente hayas visto decenas de islas desde las alturas a bordo de un avión pero ninguna panorámica como la de Maldivas. Ese paisaje donde predomina el azul en todas sus variedades y el blanco deja sin aliento.

Si tienes la posibilidad de volar en hidroavión, mirando el gran turquesa podrás encontrar tortugas, delfines y ballenas incluso desde las nubes.

Visitar la capital de un país no permite tener una idea del conjunto. Para conocer las Islas Maldivas no hay nada mejor que dar un paseo por Malé y sus calles. A primera hora de la mañana, si madrugas, podrás recorrer la lonja de pescado y el mercado de frutas y verduras y saborear el producto local.

Asimismo, no puedes perderte el movimiento de las embarcaciones locales ­o dhonis, que forman parte del día a día de los maldivos. Aprovecha la visita a Malé para pasear junto al mar y conocer el memorial por las víctimas del tsunami de 2004, el Palacio del Pueblo y el Museo Nacional y la Mezquita del Viernes (también llamada Hukuru Miskiiy). Maldivas es un país musulmán, por lo que es importante seguir las costumbres locales y cubrir los hombros y rodillas fuera de los hoteles.

Se puede completar la visita a Malé recorriendo sus calles para contemplar las bonitas casas de colores de la isla, los mercados más populares y salones de té donde se puede charlar con la gente del lugar y probar deliciosos platos con influencias de la gastronomía árabe, india o africana.

Hablando de gastronomía, si hay un plato con identidad propia en la cocina del país es la ensalada mashuni, el desayuno habitual de los habitantes de Maldivas a base de atún mezclado con coco, chiles, limón y cebolla que se acompaña con el roshi, el pan tradicional del país.

Un rico batido de frutas o de un té negro de la vecina Ceylán pondrán el broche de oro según los locales. Ahora sólo imagínate disfrutando de este manjar bajo la sombra de una palmera en Maldivas. Suena bien, ¿verdad?

Un desayuno tan bueno da la energía suficiente para animarse a practicar deportes acuáticos en Maldivas. Por ejemplo, submarinismo. Y si no tienes tiempo para desayunar puedes hacerlo entre tiburones martillo.

¡Leíste bien! Existen pocas experiencias más emocionantes que sumergirse en el agua al amanecer y toparse con un banco de tiburones martillo esperando su comida. El mejor lugar para hacerlo es el conocidísimo Hammerhead Point situado en el atolón Rasdhoo.

Si prefieres una experiencia menos arriesgada simplemente puedes bucear. Cuando en 1998 el fenómeno de El Niño terminó con la vida marina de las Maldivas y blanqueó los corales, la única zona que se salvó fue Addu. Aunque afortunadamente todos los corales de Maldivas se están recuperando los de Addu son tremendamente bellos. Todos los buceadores y submarinistas que lo conocen quedan fascinados ante la variedad de sus colores, especialmente en la isla de Gan.

Si no tienes experiencia previa en este deporte no pasa nada porque todos los resorts ofrecen a sus clientes la posibilidad de realizar cursos de submarinismo, con equipos modernos, personal experimentado y todas las medidas de seguridad. Lo mejor de todo es que la temperatura del agua es tan agradable que ni siquiera te hará falta usar un traje de neopreno. Algunas de las mejores zonas para practicar y aprender submarinismo se sitúan en torno a los atolones de Addu y Ari.

Una de las mejores cosas que se pueden hacer en Maldivas es recostarse en una tumbona o hamaca y disfrutar de las vistas espectaculares del país. ¿Habías imaginado ver alguna vez unas playas de arenas tan blancas y aguas tan turquesas? Cierra los ojos y guarda ese recuerdo para siempre en tu memoria.

La naturaleza en todo su esplendor y tú, no hace falta nada más para que tus vacaciones sean perfectas. Ya sea al alba o al atardecer. Además, Maldivas tiene el récord de ser el país más plano del mundo de modo que nada puede obstaculizar la salida puesta del Sol sobre el mar. Sin duda, uno de los momentos más mágicos que podrás vivir durante tu estancia en Maldivas.

Viaje:

  • DÍA 1 ESPAÑA/MALE (ISLAS MALDIVAS), Salida en vuelo con destino Male. Noche a bordo.
  • DÍA 2 ISLAS MALDIVAS, Llegada y traslado al hotel seleccionado.
  • DÍAS 3 AL 8 ISLAS MALDIVAS, Días libres en el régimen solicitado.
  • DÍA 9 MALE (ISLAS MALDIVAS)/ESPAÑA, Traslado al aeropuerto de Male para salir en vuelo de regreso a España.

NUESTROS SERVICIOS

  • Vuelos de línea regular, clase turista (reservas en clases especiales).
  • 5 noches de alojamiento según hotel seleccionado.
  • Traslados en lancha rápida a los hoteles Velassaru y Anantara Veli.
  • Traslado en hidroavión al hotel Lily Beach e hidroavión o vuelo interno más lancha al hotel
  • Asistencia en inglés.
  • Seguro de viaje.

info@escapateyvive.com